Bicicletas eléctricas

Francia: hasta 1.500 euros por desguazar un coche y comprar una bicicleta eléctrica

Francia sigue apostando por la bici: el Ministerio de Transición Ecológica anunció ayer la ampliación de las ayudas a la compra de bicicletas eléctricas. Desde ahora, desguazar un coche contaminante implica recibir hasta 1.500 euros para comprar una e-bike, o 1.000 si es una bicicleta de carga.

Hecho: el Ministerio de Transición Ecológica francés anunció ayer que “reforzará las ayudas” para seguir apoyando “el crecimiento de vehículos comerciales ligeros poco contaminantes y bicicletas” en el marco de la Ley del Clima y la Resiliencia.

De momento, y según asegura el Ministerio de la Transición Ecológica, “las ayudas para la adquisición de vehículos poco contaminantes y de bajas emisiones son un éxito: ya se han distribuido más de 840.000 bonificaciones de conversión y 330.000 bonificaciones ecológicas”.

En lo que respecta a la bicicleta, se pretende promover su uso “como alternativa al vehículo individual, fomentando así el cambio hacia la movilidad sostenible, particularmente en áreas urbanas y periurbanas”. Y, para lograrlo, se acaba de ampliar la llamada “prima de conversión”, que aspira a fomentar la compra de bicicletas eléctricas o cargo bikes a cambio del desguace de un automóvil o camioneta contaminante. El importe máximo de esta prima será de 1.500 euros, que no debería superar el 40% del coste total de la bici. En el caso de las cargo bikes, el bono se extiende a particulares, autoridades locales, asociaciones o profesionales, y el importe se queda en 1.000 euros.

Ciclista pedaleando en Burdeos, Francia.
Ciclista pedaleando en Burdeos, Francia.

Aunque algunos colectivos han criticado la medida por considerarla insuficiente, en general ha tenido buena acogida en la industria de la bicicleta local. Según explicaba al diario Le Parisien [Olivier Schneider](https://twitter.com/oschneider_fub, presidente de la Federación Francesa de Usuarios de Bicicletas (FUB), "gracias a estas medidas no solo eliminamos los coches contaminantes, sino que también reducimos, en general, el tráfico de automóviles sustituyéndolos por bicicletas".

El hecho de que las ayudas, en principio, solo se destinen a e-bikes y no a bicicletas convencionales, también ha recibido críticas: "Tendrían que explicarnos por qué una bicicleta eléctrica, con una huella de carbono desproporcionada por el uso de una batería de litio y múltiples recargas, es un gran avance para el planeta", decía Maxime Juriste en Twitter tras el anuncio. "La única energía ecológica real es la humana… ¡la bicicleta mecánica y convencional!"

En todo caso, lo que es evidente es que el anuncio gubernamental llega en un momento dulce para la industria de la bici francesa. Durante 2020 se vendieron 2,7 millones de bicicletas en Francia, un 1,7% más que en 2019. Pero, sobre todo, y gracias a la venta de bicicletas eléctricas, se pulverizaron los récords de facturación, con unos ingresos totales de más de 3.000 millones de euros (un 25% que el año anterior) y 514.672 e-bikes vendidas.