Bicicletas

“Si vas a hacer cicloturismo, son fundamentales el manillar y el sillín” (Isabel Porras, Santa Cleta)

Isabel Porras, de la tienda sevillana Santa Cleta, se convierte en nuestra Recomendadora de Bicis para contestar a las dudas de nuestros lectores.

Es de Madrid, pero lleva en Sevilla “más años que la Macarena”, precisamente el barrio donde es más fácil cruzársela a lomos de una bicicleta. Isabel Porras se ha convertido en un nombre fundamental para entender el ciclismo urbano en la capital hispalense. También a nivel de toda España e incluso continental, dado que ha sido vicepresidenta de a Federación Europea de Ciclistas. Fundadora de la tienda Santa Cleta y autora del libro Sin cadenas, Porras es una entusiasta de la movilidad ciclista y una vieja amiga de Ciclosfera. Por eso no podía tardar en convertirse en parte de nuestra sección semanal El Recomendador de Bicis, desde la que respondió a todas las dudas de los lectores.

¿Alguna recomendación de algo que me sirva para ciudad y campito? Y que sea buena, bonita y barata, please” (Espacio Margarete).

Esta es una pregunta muy frecuente: quiero una bici que me sirva un poco para todo. Y yo siempre recomiendo una bici híbrida. Esta es mi máxima recomendación. Las híbridas son aquellas que sirven para ciudad y para el campo, con una rueda de 700 con su buena cubierta. Este tipo de bicicletas va desde una gama muy económica a la más alta. Por ejemplo, yo aquí en Sevilla he vendido mucho bicicletas portuguesas, que tienen buen precio. Cuando monté la tienda tuve muy en cuenta reducir la huella de carbono en el transporte, porque creo que no tiene mucho sentido intentar montar un proyecto sostenible y traer bicicletas desde la otra punta del planeta. En ese sentido, las marcas portuguesas me encantan. No voy a decir sólo una, pero si buscas bicicletas híbridas portuguesas encontrarás muchas. Si seguimos avanzando en precio, la Romet es de fabricación polaca, aunque siempre la venden como “con acabado alemán”. Están muy, muy bien hechas y el distribuidor está en Granada y trabajan de manera excelente. En marca española, la híbrida de Monty también es una buena opción. Y si subimos de categoría, me encanta la Stevens, cuyo modelo más económico ronda los 700 o los 800 euros. Es una gran bicicleta con la que te puedes recorrer el mundo. Si subimos otro escalón más, no puedo dejar de citar las Dawes, marca británica cuyas bicicletas me parecen muy bonitas y de una calidad increíble.

“No hay que elegir una bici por querer llevar sillita: casi todas las sillas están homologadas para todo tipo de bicicletas”

Busco una bici de chica para usar con silla bebé en la casa de campo. ¿Qué me recomiendas? (chencho82)

Las sillitas están homologadas para todo tipo de bicicletas. Tú puedes elegir la bici que quieras, incluso una plegable, y ponerle la sillita que quieras, delantera o trasera. Hay gente que prefiere delante, porque son más pequeñas y porque prefiere ver al niño por tema de seguridad. Detrás tienes opciones de llevar incluso a niños más mayores. Es decir: no hay que elegir una bici por querer llevar sillita. Respecto a una bici que te pegue con la casa de campo, yo me imagino una bici clásica con su cesta maravillosa.

¿Estamos obligadas a usar el carril bici a partir de cierta velocidad? Yo trato de usarlos, pero tal y como están diseñados suponen tiempos de desplazamiento más largos, con paradas continuas en rotondas, cruces de peatones, etc. Si somos vehículos, ¿por qué nos tratan como a peatones? (acuifer).El carril bici, como toda ordenanza, está regulado a nivel local. Si no sé de qué ciudad estamos hablando no puedo saber exactamente qué limitaciones ha impuesto su ayuntamiento. En Sevilla tenemos muchísimo carril bici: los barrios están muy conectados entre sí y yo me muevo prácticamente siempre por carril bici, menos por calles en las que no hay que son pocas. Aquí la ordenanza sí obliga a ir por el carril bici en caso de que lo haya. Esto sucede en las ciudades en las que se ha construido mucha infraestructura ciclista. Cada ordenanza es un mundo y cada ciudad lo ha gestionado de una manera distinta. Pero si esta persona puede ir en su ciudad por carril bici creo que hay que alegrarse de que lo haya y pueda utilizarse. Para mí el carril bici no es la acera, sino la carretera de bicis, como la llama mi hija. Y hay que defenderlo, porque está demostrado que cuantos más kilómetros de carril bici hay en una ciudad, más bicicletas hay en esa ciudad. Creo que hay espacio para todos en las ciudades: para el peatón, para la bicicleta, para el transporte público y para los coches.

“Creo que hay espacio para todos en las ciudades: para el peatón, para la bicicleta, para el transporte público y para los coches”

Voy a usar una bici viajera pero tengo muchas dudas sobre el manillar curvado porque siempre he utilizado el de montaña y temo perder el control de la dirección en zonas de bajadas o curvas o por ciudad. ¿Qué piensas de esto? (gairol).

A mí también me costó, la primera vez, hacerme con el manillar de mariposa. Este tipo de manillar esta pensado, fabricado y diseñado para que puedas cambiar de postura en viajes que duran varias horas. Y puede ser muy útil. Yo me he cruzado Europa en bicicleta y llevaba un manillar de mariposa. Es verdad que estéticamente hay gente a la que no le gusta, porque le parece muy grande, pero está pensado precisamente para viajes cicloturistas. Si alguien va a hacer un viaje cicloturista, creo que debe tener en cuenta dos cosas fundamentales: el manillar y el sillín. También creo que la bici debe ser lo más sencilla posible. Que no tenga nada, más allá de los cambios.

También quiero que no me vendan el sillín porque es de chico el que trae y me dicen que no lo quitan porque no merece la pena, es muy barato para ellos, pero no lo ponen de chica, que es lo que yo soy. ¿Qué piensas de ello? (gairol).

En mi cabeza, los sillines son unisex. Todos los que he vendido eran tanto para hombre como para mujer. Es verdad que existen modelos específicos para cada sexo, pero hoy por hoy no creo que tenga problemas con prácticamente ningún sillín. Lo que sí le recomiendo a esta amiga es que compre un sillín bueno. No importa la marca, no importa el tejido, pero que tenga calidad.